lunes, 27 de abril de 2015

Cecinas Sethmacher


A los ojos de los turistas, Valparaíso es una cortina de cerros frente al mar.

Caminan por el Cerro Concepción,  Cerro Alegre o el Cerro Barón. Suben y bajan por los bellos y famosos ascensores que les permiten llegar a ellos, disparando sus flashes para guardar parte del puerto patrimonial. Y ni siquiera cubren todos los cerros, es que les faltan tantos, tantos… es que no tienen idea de los tesoros que guarda mi Puerto. No se animan con el Cerro Polanco, el Cerro Bellavista, Playa Ancha (que no es cerro, pero se vale) , Cerro Florida, Cerro Panteón y tantos cerros más.

Además,  sólo pocos turistas (extranjeros y chilenos) se internan en el Valparaíso cotidiano. El Valparaíso de barrio. Ese de escalera, callejón y almacén…

Un ejemplo símbolo de este Valparaíso de barrio es la Plaza Echaurren y sus alrededores, donde se respira el aire natural de la joya del Pacífico, que mezcla mar, trabajo y bohemia. Donde uno se encuentra de frente con el “Picante del Puerto” que no es el delincuente sino que el entretenido, amable y simpático habitante de mi Puerto.

Para los que, una vez que lean este post, se envalentonen y vayan al Barrio Puerto de mi Valparaíso querido, les recomiendo 100% que pasen por la Fiambrería Sethmacher, ubicada en el corazón del Puerto, en la calle Bustamante 118.

Cuenta la Historia que, cuando Alfred Sethmacher llegó desde Dresden, Alemania, en 1944, supo de inmediato que en Valparaíso estaba su oportunidad. Aquí hizo una próspera carrera empresarial antes de abrir su eterno legado: 

"Cecinas Sethmacher"

Hoy, 71 años después de su arribo a nuestro Puerto, y ubicada en el mismo sector del barrio Echaurren, el local se ha transformado en un negocio de culto.
Sus patés, longanizas, salames, gordas y arrollados son verdaderos manjares para la amplia clientela que repleta el local en busca de carne fresca, limpia y segura. De confianza intachable como quien dice.

El negocio aún mantiene elementos de tiempos pasados, como un gran espejo que recorre todo el local y permite ver el movimiento de atención, el método de embalaje es antiquísimo (con papel y pita), el mesón bello y blanco, y la mercadería siempre colgada a la vista del consumidor.

Esta fiambrería resiste al paso de los años, y demuestra que el viejo puerto aún sigue en pie y más vigente que nunca, con la clásica fila de personas esperando su turno para ser atendidos. Acá no hay sistemas de números, nada de eso, a la buena fila no más que permite la entretenida conversación entre los clientes, muchos son vecinos, mientras uno avanza hacia el interior de la tienda en espera de ser atendido.





Y, para los que no saben, hay otro sector, al fondo del local, donde uno pasa directo (nunca hay cola) y en este sector se pueden comprar los maravillosos “Huesos de chancho” para los porotos burros de los días lunes (algo sagrado en mi familia, al menos). Y hay de 2 tipos:
  • Los huesos pelados, para los “días azules” en que escasea el dinero pero porotos sin huesitos de chancho no pueden ser porotos.
  • Los huesos carnudos, para cuando “canta Gardel” y los porotos, saben mucho más ricos que nunca.

Es tanto el culto por esta fiambrería que tiene hasta su propio horario. Ni sueñe que la va a encontrar abierta un sábado por la tarde ni menos en Domingo. Su horario es:
De Lunes a Viernes de 9:00 a 13:30 y 15:30 a 19:45.
Memorice y aproveche de ir!


Cariños desde el Puerto

Nancy

11 comentarios:

  1. llevar dinero en efectivo sera muy bueno, no hay pago con tarjeta, pero vale la pena

    ResponderEliminar
  2. q lindo blog, de niña ibamos con mi madre a comprar pan a la panadería serrano y derechito a setmacher por el fiambre para el pan... q rico y q lindos recuerdos, igualmente siguen siendo hoy, para mí, las mejores cecinas de la v region.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto que sí?
      Los mejores hasta el día de hoy!
      Cariños y gracias por leer mi blog

      Eliminar
  3. En esas vueltas de la red, vine a dar a tu blog. Partícularmente este post me trajo muy buenos recuerdos cuando chica, así que te lo agradezco! Muchos saludos de una porteña en Atlanta.

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno llevarte buenos recuerdos. Por acá un poco complicada para escribir, pero estoy en deuda con el Festival Puerto de Colores que estuvo buenísimo. Espero sigas leyendo
    Cariños desde Chile
    Nancy

    ResponderEliminar
  5. genial pronto estaremos por ahi mi esposo es aleman feliz de ver cecina de su pais y aqui en chilito lindo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todas maneras tienes que venir!
      Cariños desde el Puerto

      Eliminar
  6. MMMM gracias a nuestro hijo que vive en el sector, fuimos favorecidos con un salamin de lujo que trajo de regalo a Santiago desde Sethmacher.....quedamos chiflados por la delicia de la cecina, su calidad y sabor. Tanto así, que ya encargamos que nos compre mas cecinas para que traiga a la capital.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es exquisito todo!!!
      Ojalá vengan algún día. De todas maneras tienes que venir!
      Cariños desde el Puerto

      Eliminar
  7. Hola Nancy, primero que nada un cordial saludo y gracias por este entretenido e interesante Blog, tu evocas tiempos de un Valparaíso glorioso pletórico de pujanza emprendedora de extranjeros Alemanes, Italianos, Ingleses, Españoles, etc. y tantos otros que en menor número hicieron y aún hacen una importante contribución no solo al desarrollo social y económico de Valparaíso, Valparaíso que a todo mérito bien podría llamarse la "Ciudad Luz" , primera en tantos y muy importantes hitos en la historia de Chile no siendo sólo el primer puerto del país, si no además, la cuna de cultural, social, comercial y política de nuestro país. Y como bien mencionas don Alfred Sethmacher que llegó desde la ciudad alemana de Dresden en el año 1944, se mantiene presente con su importante legado a través de la fábrica de Cecinas Sethmacher ubicada en la calle Bustamante 118, Valparaíso.
    Estuve radicado por razones de trabajo en la ciudad de Valdivia, también con mucha, importante y rica historia, con una población notoriamente influenciada por la inmigración Alemana del siglo 19 y 20. En este contexto y siendo "adicto" a la calidad y sabores de Cecinas Sethmacher de nuestro querido Valpo. es que busqué algo similar en esos lares y, claro, encontré cecinas de muy buena calidad con el inconfundible sello "Otto"(Alemán), pero..., más no con ese inigualable "Sabor Sethmacher" y por esa razón puedo asegurar que Valparaíso, su gente, su pueblo puede estar orgulloso de Cecinas Sethmacher, hoy parte del patrimonio cultural, social y gastronómico de Valparaíso puerto principal.
    Felicitaciones por tu Blog, un gran abrazo y a continuar adelante mostrando y recordando y, por que no decirlo..., creando consciencia no sólo de lo bello de Valpo. si no, de lo inmensamente importante de historia cultural.
    Humberto Galaz

    ResponderEliminar
  8. Mi papi le cortaba el pelo. Con el tiempo perdio un pie. Bonitos recuerdos y buenas sus cecinas

    ResponderEliminar