miércoles, 20 de agosto de 2014

Escaleras de Valparaíso


Un pensamiento que leí por ahí y y que encantó dice algo así:

"El subir y bajar cotidiano es una de las actividades que más ha forjado la personalidad porteña. 
Nos ha enseñado a no apurarnos, a pausar, a respirar y a admirar la belleza que nos rodea"

Quizás por eso cuando vienen los santiaguinos, nos pelan que caminamos en cámara lenta, quizás por eso en esta bella ciudad de Valparaíso, aún se puede cruzar tranquilamente un paso de cebra, quizás por eso todavia los automovilistas te dan la pasada para que cruces antes que ellos. Quizás, quizás, quizás...

En el Puerto de Valparaíso, además de los ascensores, grafitis y murales en panderetas y murallas de las casas, lo que más encuentras son escaleras.

Hay escalinatas que cuentan con un par de peldaños a la entrada de muchas casas y hay escaleras de todos los largos imaginables que permiten conectar el plan con los cerros (normalmente ubicadas a un costado de algún ascensor) y también otras escaleras que comunican un cerro con otro.

Las escaleras también han sido seducidas por la belleza de los colores del puerto de Valparaíso y muchas de estas escaleras poseen peldaños coloridos y sus paredes laterales, casi siempre contienen inmensos murales o grafitis que regocijan la vista.

En nuestros recorridos caminado por el Puerto de Valparaíso con mis niñitas y el gordo, hemos subido y bajado innumerables escaleras de las cuales recuerdo en este instante las siguientes:

Escalera Serrano
Ubicada a un costado del Ascensor Cordillera, permite comunicar la calle Serrano del Plan de Valparaíso con la parte baja del Cerro Cordillera, terminando en plena Plazuela Merlet. El verdadero nombre de esta popular escalera es Escalera José Ignacio Cienfuegos y se le puede designar como una de las más empinadas del Puerto.



Escalera Apolo
La conocimos el día que fuimos al FAV2014 con las niñitas y el gordo. Después de recorrer el Museo de Bellas Artes ubicado en el Palacio Baburizza en el corazón del Paseo Yugoslavo del Cerro Alegre, queríamos llegar al Cerro Concepción, y utilizamos esta estrecha y bella escalera para llegar a la calle Urriola.
La escalera Apolo y el pasaje Apolo son una excelente alternativa para bajar desde el Mirador Paseo Yugoslavo de Cerro Alegre al plan: calle Urriola, en plena zona bancaria de la ciudad.
La escalera Apolo va bordeando muros y antejardines de edificaciones que se las ingeniaron para habitar las laderas más empinadas del puerto. Muchas se mantienen como viviendas particulares, otras han mudado su destino residencial por el turístico, como los restaurantes Apolo 77 y La Colombina.


Escalera Fischer
Y desde el pasaje Apolo se puede cruzar al cerro Concepción que está (literalmente) al frente, atravesando la calle Urriola y subiendo por la escalera y pasaje Fischer, por callejuelas y pasajes hasta llegar al Paseo Gervasoni y, por supuesto, al Ascensor Concepción.

Esta escalera tiene infinidad de cosas especiales que van desde sus peldaños coloridos, a plantas de aire (que crecen sin tierra) y puertas rosadas de casas milenarias. Realmente es una belleza.


Escalera Pasteur
Esta larga escalera comienza en Calle Aldunate con Huito en pleno centro de Valparaíso, a un costado del Ascensor Espíritu Santo y termina arriba del cerro, en Calle Héctor Calvo en pleno Cerro Bellavista.

La Escala Pasteur es la principal arteria de entrada para turistas y residentes al Museo a Cielo Abierto (MACA) y permite comunicar el plan de Valparaíso con el Cerro Bellavista. Esta escalera es una de las más largas que hemos subido con sus 251 peldaños contados por la Mane. Defnitivamente, subirla es el mejor ejercicio que se puede hacer.


Escalera Templeman
Templeman es una calle central y estructurante, que sube a lo largo de nueve empinadas cuadras, desde el Paseo Gervasoni hasta la Plazuela San Luis, siguiendo las ondulaciones del Cerro Concepción y del Cerro Alegre.

A pesar de su fuerte pendiente permite el tránsito de vehículos, salvo en un breve tramo entre las calles Urriola y Lautaro Rosas, donde la huella se complementa con escaleras en gradas que se van adaptando a la topografía del lugar. Estas escaleras pintadas y acompañadas de grafitis y muchas macetas con plantas de lo más variadas, ofrecen una vista espectacular del mar y los barcos en el horizonte.


Escalera de Almirante Simpson
Estas escaleras son irregulares, más bien, permiten un paseo por el Cerro Polanco de bajada, tras subir hasta la última estación en el Ascensor Polanco.

El recorrido de esta escalera llega hasta la Av. Argentina en el plan del Puerto de Valparaíso. Es un recorrido lleno de murales, mosaicos y todo tipo de expresiones y composiciones artísticas bellas y para todos los gustos.



Me faltan muchísimas escaleras, pero eso da para otro post cuando las haya recorrido con el gordo y las niñitas. Si no, no se vale escribir sobre ellas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario